Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
A lo largo de nuestra vida utilizaremos un sin fin de llaves, de diferentes modelos y funciones, por lo general unas más importantes que otras, y claro que sería de nuestra vida sino contáramos con la seguridad que nos brinda una buena cerradura, ésos artefactos mágicos que con tan solo girar su sistema mecánico puede proteger cualquier objeto que queremos que sea inaccesible para el resto del mundo, o por supuesto cualquier habitación o lugar, que como personas resguarda nuestra tan valorada e importantísima privacidad,. Hay muchísimas ventajas de tener una buena cerradura en cada una de las puertas que posea nuestra vivienda, ese lugar tan anhelado luego de un largo día de labor, y por supuesto nos impulsa a proteger ese lugar de trabajo que día a día nos da la fuente para subsistir a lo largo de nuestra vida. ¿Y cuál es el principal objeto de protección de estos tan importantes lugares; una puerta, pero, que sería de una puerta sin un excelente sistema de cerraduras.
Ahora bien, te imaginas perder una o varias llaves, algunos de esos pequeños objetos que nos dan acceso a esos lugares que tanto protegemos. Perder una llave puede volverse un verdadero dolor de cabeza, nos arrebata tiempo, y provoca un inimaginable estrés. Pero que podemos hacer en caso de perder dichas llaves, y quedarnos fuera de nuestra habitación o peor aún de nuestra vivienda, ¿llamamos a un cerrajero? ¿Rompemos la cerradura?;por que hacer esto si con tan solo un par de objetos de fácil accesibilidad podemos abrir nosotros mismos esa impenetrable cerradura, ahorra tiempo y dinero que, por supuesto te costaría contratar un buen cerrajero, tan solo utilizando este simple método.
1 clic de papel y 1 lámina metálica es lo único que necesitas para abrir diferentes cerraduras.
¿En qué consiste una cerradura ?simplemente en un cilindro metálico con una abertura que contiene diferentes pernos que deben ser pulsados para así hacer girar el cilindro,(por esto es que las llaves tengan forma de dientes de diferentes tamaños) y retirar el seguro que contiene la misma. ¿Suena complicado cierto? Pero es más fácil de lo que parece.
Pasos a seguir:
Para empezar, necesitas la lámina metálica esta debe ser de un aproximado de 1 un centímetro de ancho y 10 de largo, esta lamina la puedes fabricar con una tapa de lata de pintura o bien con aluminio de latas de gaseosa, con unas tenazas corta cuidadosamente el metal hasta obtener el tamaño requerido, (recuerda utilizar equipo de seguridad como guantes de tela y lentes protectores? Una vez obtenido el pequeño trozo de lámina deberás doblarla a la mitad hasta obtener una forma de L.
Para fabricar la ganzúa solo necesitas un clic debes estirarlo totalmente y doblar uno de sus extremos en forma de media C.
Con la lámina metálica doblada en forma de L introduce un extremo en la parte superior de la hendija de la cerradura (la parte lisa) sostenla con firmeza y haz tensión hacia la dirección en que normalmente abra la cerradura, esto para poder pulsar los pernos uno por uno sin que vuelvan a su forma original hasta abierta la cerradura.
Con la ganzúa fabricada con el clic de papel introduce el extremo con el cual hiciste la media C cuidadosamente y con mucha paciencia ubica los pernos y púlsalos hasta que escuches el sonido de todos y cada uno, manteniendo la tensión con la lámina en forma de L gira la cerradura y listo tu cerradura estará abierta.
Consejo general
Para hacer esto debes estar en total calma , ya que el sonido de los pernos al ser pulsados es muy agudo y para escucharlo debes estar en total silencio, así que te recomendamos apagar cualquier aparato que provoque ruido;(lavadoras, ventiladores, acondicionadores de aire, equipos de sonido entre otros…)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies